Inicio » Aulas motivadoras » ¿Qué son las “Aulas Motivadoras”? PRIMERA PARTE.

¿Qué son las “Aulas Motivadoras”? PRIMERA PARTE.

Alfredo Rojas Figueroa
Coordinador de la Red de Liderazgo Escolar de la OREALC UNESCO

I.DESCRIPCIÓN

Las Aulas Motivadoras constituyen una propuesta pedagógica que ha sido desarrollada por la Red de Liderazgo Escolar de la OREALC UNESCO, y ha sido sistematizada e implementada (como parte de procesos de formación de líderes pedagógicos) por Alfredo Rojas Figueroa, coordinador de dicha Red y sus equipos(1).

La propuesta pedagógica parte de la base que los estudiantes más pobres y vulnerables en los niveles inciales, básicos o primarios y medios o secundarios de la educación formal, no están plenamente integrados a lo que se ha dado en llamar “cultura letrada” y que aún cuando aprendan a leer, la lectura y la escritura no forman parte de su vida cotidiana ni del entorno comunitario y social en el que se desenvuelven. Por ello, no adquieren las competencias de manejo fluido y transparente de texos escritos.  Al mismo tiempo y por el contrario, la lectura y la escritura son el eje central en torno al cual se articulan todas las actividades lectivas de los establecimientos escolares. En consecuencia, integrarse a las actividades escolares supone, para estos estudiantes, un permanente triple esfuerzo: a) El esfuerzo de la comprensión inicial de los textos que tienen frente a ellos/ellas (al cual algunos autores llaman de “decodificación”); b)  el esfuerzo de comprensión de lo que dichos textos proponen hacer o requieren como actividad lectiva, y c) el esfuerzo de comprensión de los temas o “contenidos” propuestos por éstas. Por contraste, los estudiantes de otros sectores sociales, plenamente integrados a las “culturas letradas” leen de forma transparente y son altamente competentes en comprender facilmente los textos escolares. Para ellos y ellas, el esfuerzo de comprensión alude solamente a lo que los “contenidos” proponen.

En cambio, los estudiantes que viven en condiciones de vulnerabilidad, especialmente de zonas urbanas son  telespectadores  asiduos de las propuestas de la televisión y crecientemente de los juegos de video. Acostumbran a recibir la información bajo la forma de imágenes y sonidos envolventes, “calientes” siguiendo la terminología de McLuhan, (ver http://en.wikipedia.org/wiki/Marshall_McLuhan) y, de un modo u otro también ven involucradas sus emociones, y por ende sus cuerpos a niveles hormonales y bioquímicos en general,  aunque sus órganos motrices estén en la más completa pasividad. De cierta manera, la televisión y los juegos de video son la forma “entretenida” de conectarse con el mundo más allá del entorno, más allá de lo cotidiano. Lo “entretenido” es el estándar contra el cual los estudiantes comparan lo que se les ofrece y desde ese punto de vista, lo que la escuela ofrece, el mundo textual, será siempre “aburrido”, ajeno a los/las estudiantes.

Ante esa situación, las Aulas Motivadoras constituyen una metodología para acercar de otro modo los  temas de aprendizaje. Parten de la base de que los estudiantes necesitan, en primer lugar, familiarizarse con las distinciones lingüísticas especializadas propias del tema que se les propone aprender. Ello supone, a su vez, que los temas a aprender no son, nunca son “conceptos”, “contenidos” “ideas” o “modelos conceptuales”, sino que son distinciones de lenguaje/acción constituyentes de los lenguajes especializados desarrollados históricamente por las diversas ramas de las ciencias, las artes, los deportes o de cualquier otra manifestación cultural.

Fase 1.Representación lúdica  de las distinciones lingüísticas con el cuerpo, la emoción y el lenguaje.

La metodología propone que, en su Fase 1, los docentes de aulas motivadoras planifiquen, organicen, e implementen actividades lectivas en las que los temas centrales a tratar se muestren mediante coreografías colectivas realizadas por los/las estudiantes. Esas coreografías, en lo posible, deben ser la representación de un problema estandarizado publicado en las bases de datos del SIMCE (Sistema de Medición de la Calidad en Chile), o de PISA o del LLECE de la UNESCO, o de cualquier otra entidad que aplique pruebas estandarizadas que manifiestan las exigencias en cuanto a logros de aprendizaje de los planes y programas de estudio. En esas coreografías el/la docente y su asistente van indicando, por analogía, las distinciones lingüísticas del tema en cuestión. Por ejemplo, cuando se trata de resolver un problema SIMCE para aprender “transformaciones isométricas”, los estudiantes formarán las coordenadas “x” y “y” y corporalmente darán lugar a un “plano cartesiano”, en el cual se verán los “cuatro cuadrantes”, el “punto O,O” y en el cual se podrán mostrar figuras en  “movimientos de rotación y traslación” en diferentes ángulos.  Cada uno de los términos estará escrito en un rótulo que se irá mostrando mientas los estudiantes dan lugar al fenómeno aludido. Se pueden recitar, se pueden cantar. Se pueden hacer con muchas variaciones divertidas. El objetivo de la actividad es, simplemente familiarizar a los estudiantes con las distinciones lingüísticas clave del tema. Una vez terminada la actividad, los rótulos se pegarán en las paredes del aula y se dejarán allí mientras se siga tratando el tema.

Aula Motivadora del profesor Iván Retamal

Aula Motivadora del profesor Iván Retamal

Fase 2. Trabajo en pequeños equipos. Evaluación, diversificación.

La metodología propone una segunda fase, la Fase 2. En ella, el mismo problema presentado para la Fase 1, se presentará en material concreto  como ejercicio a resolver en  trabajo de equipos. Por ejemplo, se hará la traslación de la figura presentada en el problema inicial de transformaciones isométricas (que los estudiantes ya coreografiaron) con palitos de helado.  Si se trata de un tema de Ciencias Sociales, las escenas o dramatizaciones de la Fase 1 se replicarán en un diorama, o en teatro de títeres. Lo central aquí es que utilicen las mismas distinciones lingüísticas de la fase 1.  Además, la Fase 2 dará origen a distintos “rincones de actividades”; esto es, a una Fase2a; Fase2b;  fase2c; etc. El objetivo de ese desdoblamiento es el siguiente. En la réplica exacta del problema, al que se puede llamar Fase 2 a secas, el/la docente y su asistente pasarán por los grupos y escucharán como los estudiantes muestran y describen el problema. En ese momento, con las rúbricas que habrán creado, los/las docentes estarán en condiciones de evaluar el nivel de dominio de las distinciones lingüísticas que muestra cada estudiante, y según ese nivel, asignarlos a tareas más simples (Fase2b) extremadamente simples (Fase2c) o complejas (fase2d, por ejemplo) . O de plano, a los más avanzados darles la oportunidad de pasar a la Fase3 que describiremos más adelante. Dicho de otra manera, en la Fase 2 las Aulas Motivadoras se transforman en Aulas Motivadoras Diversificadas, y se da la oportunidad de que grupos de estudiantes ejerciten los temas a aprender siguiendo su propio ritmo de aprendizaje, tal vez con el acompañamiento de compañeros más avanzados a quienes se les nombra como monitores. Fase 3. Trabajos individuales o en grupos con recursos digitales.

Trabajo Grupal Fase 2 Aula Motivadora profesor Alejandro Huenchu

Trabajo Grupal Fase 2 Aula Motivadora profesor Alejandro Huenchu

Fase 3. Trabajos individuales o grupales con aplicaciones digitales.

En la Fase 3, los/las docentes han preparado para el mismo tema, trabajos con aplicaciones digitales.  Por ejemplo, en el tema de las transformaciones isométricas se pueden preparar trabajos con la aplicación (gratuita) Geogebra.  El trabajo con el ordenador o tablet permitirá visualizar la dinámica de los fenómenos en dos o tres dimensiones, pero en un medio “caliente”, mcluhaniano por así decirlo. Hoy en día casi todos los temas de los currículos de la educación básica y media tienen aplicaciones que los niños y los jóvenes pueden utilizar. Lo que proponemos es que tales aplicaciones se utilicen con sentido, en el marco de los propósitos curriculares y no por sí mismos. Esas aplicaciones, si son buenas, permiten que los estudiantes entren a trabajar con un número mayor de distinciones lingüísticas y además, con lenguaje más formalizado. Por ejemplo, en el caso de las transformaciones isométricas Geogebra permite que los puntos de las figuras a transformar tengan sus nombres: “puntos A, B, C, D” “intersección x=5 Y= 7″ etc.  Lo mismo ocurrirá con juegos de estrategia para el caso de historia, o videos y películas que son adaptaciones de grandes obras de la literatura universal. Al igual que en la fase 2, esta fase, la 3 también puede dar origen a actividades moduladas según el ritmo de aprendizaje de los estudiantes.

Asumimos que en breve plazo, los establecimientos escolares latinoamericanos y en especial los chilenos, que están recibiendo altos niveles de inversión, dispondrán de aulas digitales; esto es, de aulas en las que todo los estudiantes dispondrán de una tablet y de acceso a Internet, abandonando de una vez y para siempre el modelo de Laboratorio de Computación que crecientemente ha sido superado por la disponibilidad de tecnología de bajo costo, y por los reales requerimientos pedagógicos que se plantean desde los planes y programas (Vera artículos de Aulas Digitales en este mismo sitio).

Fase 4. Arribando a Gutenberg.

Finalmente, después de que los estudiantes hayan realizado las etapas anteriores, la mayoría de los estudiantes de un curso estarán en óptimas condiciones para enfrentarse a los textos escritos. Algunos, una minoría, tendrán que permanecer aún en las fases 2 y 3 por algún tiempo, mientras que los estudiantes integrados de lento aprendizaje se mantendrán en alguna de esas fases. De igual forma, otra minoría, la de avanzados habrán arribado antes a los textos y ya estarán resolviendo problemas de alta complejidad. Con las Aulas Motivadoras, también ellos tendrán su oportunidad de aprender a su ritmo.

La mayoría arribará a Gutenberg, a los libros de textos, las guías y el trabajo con medios “fríos” y “unidimensionales” al mismo tiempo. Pero su llegada a los textos se hará con otro ánimo: habrán jugado, se habrán divertido, para ellos aprender no será ya aburrido. Naturalmente los profesores motivadores, a través de diversos usos didácticos de los textos se encargarán de mantener en alto la motivación, la apertura al aprendizaje.

II. DE LAS AULAS MOTIVADORAS A ESCUELAS DE APRENDIZAJE TOTAL.

La realización de las distintas Fases de las Aulas Motivadoras alcanzará su óptimo, con colectivos de docentes que planifican, al menos, las seis o siete clases introductorias de los distintos temas (con sus respectivas Fases). Si los colectivos realizan procesos de planificación y programación curricular, en las diversas áreas de aprendizaje, un estudiante cualquiera estará en distintas fases con diferentes docentes. Estará permanentemente motivado y utilizando variedad de recursos.

Los directivos podrán verificar el alineamiento de las didácticas con que se tratan los temas respecto de su ideario o valores declarados en el Proyecto Educativo Institucional, y si las planificaciones se realizan con aplicaciones informáticas del tipo ProQ (2)  podrán disponer de una base de datos permanente de lo que está aconteciendo y habrá de acontecer en el establecimiento.  Además, si se evalúan los impactos de las metodologías y didácticas propuestas, tal y como se describe en otro articulo de este sitio, se podrán ir conservando aquéllas Aulas Motivadoras que han tenido mayor impacto, al menos durante uno o dos años, construyéndose así el acervo de clases exitosasdel establecimiento, acervo que constituye el verdadero capital intelectual y profesional de los establecimientos.

Los establecimientos escolares que implementen una gestión curricular que considere la planificación, la programación, la evaluación, la construcción de acervos, etc. se habrán constituido, por fin en organizaciones inteligentes. Sus estudiantes, aún cuando sean de poblaciones pobres y vulnerables, estarán permanentemente en el disfrute del aprender.

NOTAS.

(1) Entre los miembros de los equipos de la Red de Liderazgo Escolar destacan, en orden alfabético de apellidos:

Gloria Esbry. Consultora. 2001- 2006

Bárbara Gajardo. Coreógrafa. 2003- 2006

Nora Lambrecht. Directora Académica de la Red. 2006 a la fecha

Servando Pastor. Universidad de Valparaíso. Consultor 1994-1996

Ximena Villalón. Asistente. 2010

(2) El ProQ es una aplicación informática de Programación Curricular desarrollada por la Red de Liderazgo Escolar. Permite elaborar los planes de clase diarios en línea, mediante comunicación y trabajo colaborativo de eqipos de docentes y directivos.

Licencia Creative Commons
¡Qué son las “Aulas Motivadoras”? por Alfredo Rojas Figueroa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://motivacionenescuelas.com/2012/11/20/que-son-las-au…-primera-parte.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: